12 mayo 2014

El embajador de Letonia en Burgos


Pocos, muy pocos son los españoles que sabrían explicar dos o tres características, costumbres o lugares típicos de Letonia y hasta colocar en el mapa a este país báltico y exterritorio soviético que forma parte de la Unión Europea desde 2004. Si acaso, su capital, Riga, a algunos -los más aficionados a la música pop y a los festivales- les puede sonar algo más, pues allí se celebró una edición de Eurovisión en la que España estuvo representada por Beth,  participante del mítico programa Operación Triunfo. Todo este desconocimiento  es una enorme carencia que la Casa de Europa ha querido mitigar invitando el pasado fin de semana a Burgos a Janis Eichmanis,  embajador letón en España, que participó en los actos del Día de Europa, ofreció una conferencia sobre el momento actual de las relaciones entre los dos países y fue protagonista de diferentes actos sociales, entre ellos la entrega de la bandera de Europa a la asociación Párkinson Burgos.
Eichmanis, persona de maneras muy cercanas, reconoce que la enorme distancia entre España y Letonia es un hándicap para que se refuercen los lazos entre los naturales de ambos países a pesar de que las relaciones institucionales son impecables. En cualquier caso, nada que no pueda subsanar un vuelo de avión para que los españoles puedan conocer las maravillas de un país de cuento lleno de pueblos medievales, fortalezas y castillos, lugares de culto de todas las religiones (católica, ortodoxa, musulmana, judía) y con una naturaleza impresionante.

Hace tres años que representa a Letonia en nuestro país y se define como un auténtico enamorado de España. Tanto, que no duda en decir que de todos sus destinos diplomáticos (Bosnia, Chipre, Grecia y ante la OTAN, en Bruselas) es su favorito: «Ninguna ciudad europea me gusta más que Madrid y, por supuesto, Burgos, que no es la primera vez que vengo sino que ya he estado anteriormente y me quedé impresionado por su Catedral y los otros monumentos, sus paseos, su río... y sus personas».