26 enero 2015

Pintura y Escultura: ¡Qué vienen los Gigantillos !

Con motivo de la inauguración de la “Casa de los Gigantillos” el Comité de Folclore Ciudad de Burgos y el Instituto Municipal de Cultura y Turismo han convocado a una buena representación de artistas locales para que plasmen en pintura y escultura su particular visión de estos personajes tan singulares, entrañables y queridos. El Arco de Santa María también acoge así a los Gigantillos, ahora en forma de exposición artística. Tanto los Gigantillos como sus acompañantes los Gigantones forman parte de la tradición burgalesa y su imagen, íntimamente ligada a los pasacalles de las fiestas, permanecen en la retina y la memoria de cualquier burgalés desde su infancia. Tanto es así que tanto estos personajes como los danzantes y tetines, se han convertido, a su manera, en símbolo de la ciudad.
Hasta diciembre de 2014 los dos Gigantillos y los diez Gigantones se custodiaban en los almacenes municipales, de manera que solo podían ser vistos por el público durante el periodo que va de la primaveral fiesta del Curpillos a San Pedro y San Pablo, aunque los Gigantones hacían una breve salida para honrar al patrón de la Ciudad, san Lesmes, a finales de enero. Ahora sin embargo ya tienen su casa, un espacio en el que son custodiados y exhibidos permanentemente, vestidos y con todos sus aderezos, en el Teatro Principal.
Además allí son acompañados de una pequeña muestra de otros elementos de la fiesta y el protocolo burgaleses. Personajes como tetines y danzantes, maceros y timbaleros, guardias de gala o infanzones, tan habituales en las ceremonias festivas, se muestran junto a las mazas ceremoniales, las varas de alcalde y concejales y las partituras del Himno a Burgos.