03 enero 2017

Presidencia maltesa de la UE

La Presidencia del Consejo de la UE es asumida por los gobiernos nacionales de los 28 Estados miembros de manera rotatoria y pasa de uno de ellos a otro cada seis meses, el 1 de enero y el 1 de julio de cada año. La Presidencia tiene una función importante: durante su turno, el Estado miembro correspondiente preside las reuniones del Consejo de la UE, uno de los principales organismos decisorios de la Unión. Además, la Presidencia debe velar por que los Estados miembros trabajen en armonía, negocien compromisos en caso necesario y actúen en todo momento en interés de la UE en su conjunto.
El programa de trabajo de la Presidencia de la UE es compartido por un grupo de tres Estados miembros (el «trío») durante un periodo de 18 meses. La Presidencia fija objetivos detallados que quiere alcanzar durante su turno y, con los otros miembros del trío, objetivos a más largo plazo que no podrían alcanzarse de forma realista en solo seis meses.
Malta ejerce la Presidencia del Consejo de la UE del 1 de enero al 30 de junio de 2017.
Es el tercer y último turno del trío actual, tras las Presidencias neerlandesa y eslovaca. Estos países llevan colaborando desde enero de 2016 para aplicar su programa de trabajo de 18 meses.
La Presidencia maltesa se centra en la inclusión social, la migración y el mercado único. Entre sus prioridades figuran las siguientes:
  • promover un enfoque progresista de la inclusión social y de cuestiones como la igualdad entre sexos en el mercado de trabajo;
  • respaldar una iniciativa europea de ayuda a los refugiados;
  • alentar el debate sobre la función y los retos de la UE, con el objetivo de acercarla a la gente;
  • examinar cómo los cambios en la normativa sobre el mercado único pueden beneficiar a las pequeñas y medianas empresas y a los consumidores.