30 junio 2017

Gerardo Ibañez

Gerardo Ibáñez sujeta una de las pinturas que componen 'En clave de FA', en la sede del Colegio de Arquitectos Técnicos. - Israel L. MurilloGerardo Ibáñez se recuerda de siempre frente al caballete. Lleva casi cuarenta años ahí. Su pasión por los concursos de pintura también se remonta en el tiempo. Acudía a clases a la Universidad Popular de Alcobendas cuando alguien le descubrió ese camino. Y él lo emprendió. Recibió dos premios excelentes en Sevilla y La Coruña. Pasó el tiempo. Aparcó los pinceles, aunque nunca los abandonó. Su currículum cuenta con un sinfín de galardones.
Ahora aguarda el fallo del Concurso Internacional Rafael Zabaleta de Quesada (Jaén), que va por la cuadragésimo séptima edición y en el que una vez más le han seleccionado, y también el convocado por el bar Camarote Madrid de León, que alcanza la quinta edición y, aunque hasta finales de julio no descubre su palmarés, el miércoles 5 inaugura la exposición con las obras finalistas. En ambas citas, Ibáñez es un viejo conocido. El espacio leonés le distinguió hace tres años con uno de los cuatro galardones que acompañan al primero, el denominado Café Quijano.
Su pintura viajará durante este año y el siguiente por salas de Vizcaya tras la selección de otra de sus obras en Carsarte. Certamen Nacional de Pintura y Arte Digital, lanzado por la empresa Carsa.
El pasado 8 de junio recogió, junto a Marticorena, una de las distinciones del IX Certamen de Pintura del Instituto Social de las Fuerzas Armadas (Isfas), y su nombre apareció en la lista de seleccionados en El Primero de Fariñas, la convocatoria lanzada por las Bodegas Fariñas de Toro para diseñar la etiqueta de uno de sus vinos, que ganó el burgalés Fran del Hoyo.
En menos de una década, ha reunido primeros premios y un importante número de segundos, terceros y selecciones para exposiciones que han hecho que su trabajo recorra y se vea en todo el territorio nacional.
La Manzana de Plata de Villaviciosa abrió la veda hace ocho años. Desde entonces ha sido un goteo constante. Ha inscrito su nombre en Daimiel (Ciudad Real), Mora (Toledo), Fundación Villalar, Francisco Pradilla (Villanueva de Gállego), el prestigioso BMW, Valdepeñas, Villa de la Roda (Albacete), Ciudad de Palencia, Timoteo Pérez Rubio (Oliva de la Frontera)...