08 abril 2020

Se baraja volver a la feria de la Santa Cruz de septiembre

El antiguo coso burgalés era el escenario de la feria septembrina en la capital.
El antiguo coso burgalés
Alternativas a la feria taurina de San Pedro. Ese es el objetivo del entramado taurino burgalés tras la opción cada vez más probable de un retraso del ciclo taurino de la capital, posibilidad nunca dada hasta la fecha. De hecho, únicamente existen dos precedentes de no celebración de toros en la capital: 1874 y 1922. Dos precedentes y por circunstancias bien distintas. 

La primera de ellas en 1874, año muy convulso políticamente en la capital con el nombramiento incluso de cuatro alcaldes, se debió a las graves inundaciones que asolaron la ciudad de Burgos la noche del 11 al 12 de junio y que todavía hoy se recuerdan por las marcas existentes en los bajos del  Ayuntamiento donde se observa la altura a la que llegó el agua.

Debido a esa tragedia, los festejos programados para San Pedro fueron suspendidos debido ‘a la calamidad  pública acaecida’, recuerdan los libros de historia. Se da además la curiosidad que ese fue el primer año que se celebraba oficialmente la feria taurina de San Pedro puesto que se había decidido su traslado el año anterior. 
El segundo precedente fue en 1922 y sin justificación alguna más allá de un desencuentro político. Mientras en 1874 la causa estaba justificada por las inundaciones, en esta ocasión, Burgos se quedó sin toros y sin programación por no ponerse de acuerdo el Ayuntamiento con ningún empresario. Fue el único año que la plaza de Los Vadillos no celebró toros en las fiestas de Burgos. Incluso los años de la Guerra Civil, la plaza de Los Vadillos acogió festejos taurinos en las fechas clásicas de San Pedro.
Hay que apuntar que en 1921, la feria de San Pedro únicamente celebró un festejo el 29 de septiembre. Fue un año difícil, con muchos jóvenes burgaleses luchando en la Guerra de África. Sin embargo, ese curso se celebraban dos acontecimientos en la ciudad que hicieron que los toros que no se dieron en la feria se programasen en otro momento del verano: el séptimo centenario de la primera piedra de La Catedral y el traslado de los restos de El Cid Campeador bajo el Crucero de la Catedral. 
Ambos acontecimientos hicieron que se dieran corridas de toros los días 17 y 21 de julio.