13 abril 2020

Teatro. "La muerte de un viajante" de Arthur Miller

La obra "La muerte de un viajante" es una dolorosa crítica al sistema del esfuerzo. Especialmente dolorosa, pues presenta el resultado de una vida de entrega empresarial, el lado oscuro del éxito y el lugar reservado para quien envejece. Pero no sólo eso. En el espacio reducido de una obra de teatro, "La muerte de un viajante· entrelaza temáticas muy distintas entre sí sobre un mismo trasfondo. 


La obra destripa todo lo que rodea al individuo: su propia identidad, su entorno familiar y su trayectoria profesional. Arthur Miller, el autor, escoge a un hombre a las puertas de su jubilación para construir su representación del fracaso. El protagonista es uno de tantos hombres: casado, con dos hijos, una hipoteca y unas aficiones truncadas por lo absorbente de su trabajo. Miller toma esa especie de cliché y muestra sus sombras, lo que más le atormenta y cómo se desenvuelve en un mundo que está a punto de tirarlo a la basura.

Y es que Willy Loman, el protagonista, es un vendedor en sus horas más bajas. Un pasado mejor se presenta ante él continuamente, torturándolo y haciendo las típicas comparaciones odiosas. Loman es un personaje que recurre al autoengaño para sobrevivir, para seguir adelante. Pero ese sistema no resulta sostenible y la realidad se acaba imponiendo. Loman se ha hecho viejo, ninguna empresa lo quiere ya y sus contactos no le sirven de nada.