14 junio 2020

80 aniversario de la llegada de los alemanes a París

Ocupación alemana de París | PINGÜINOS EN PARÍS (BAJO DOS TRICOLORES)
Ocupación alemana de París
El 9 de abril, se rindieron Dinamarca y Noruega. En mayo, capitularon Luxemburgo, Holanda y Bélgica. La famosa e inexpugnable Línea Maginot cadena de fortificaciones francesas que se extendía a lo largo de la frontera con Alemania, desde Suiza hasta Luxemburgo, sobre las que se había construido la seguridad nacional de Francia, fue rodeada magistralmente por el general Rommel y cayó sin disparar un tiro.


El presidente francés Paul Reynaud, con apenas 60 días en el cargo, le telegrafió al también recién estrenado primer ministro britanico nombrado nueve días antes, Winston Churchill: Hemos perdido la batalla, el camino a París está abierto .

Francia cayó en 27 días. El viernes 14 de junio de 1940, el Gobierno francés decretó a París ciudad abierta , para que los ejércitos invasores estrenaran su paso de ganso en el desfile realizado a lo largo de los Campos Elíseos a esa hora desiertos de público, que los condujo victoriosos por el Arco del Triunfo.

Cuatro días antes, Benito Mussolini, Il Duce , se había colinchado en el carro de la victoria, y entraba a la guerra al lado de la Alemania nazi.

El problema de la rendición francesa es, entonces, una papa caliente. Los militares no quieren ser los protagonistas de la petición de armisticio y les pasan, la pelota a los civiles. El Presidente renuncia por ese motivo, por lo que le toca al Mariscal Phillipe Petain, anciano de 84 años, poner la cara.

No hay otro camino. Las condiciones que los alemanes imponen a los franceses son una venganza por las durísimas con que los franceses castigaron a su vez a los alemanes en el Tratado de Versalles de 1919.

Para que no quede la menor duda de la conexidad entre la derrota de los alemanes en 1918 y la derrota de los franceses en 1940, Hitler ordena buscar el mismo vagón de ferrocarril en donde 22 años antes los alemanes se rindieron y decide que sea en la misma localidad de Compiegnes donde se firme esta vez la capitulación francesa. Allí se sienta el otrora héroe francés de la Primera Guerra, Mariscal Petain, frente a Hitler, Keitel y Goering.

En el acuerdo de armisticio se ordena que el ejército francés sea desarmado y desmovilizado. Se dispone que todos los gastos que requiera el ejército alemán de ocupación sean sufragados por los franceses. Y se obliga a la entrega de todos los refugiados políticos alemanes asilados en Francia.

Francia queda dividida en dos. El norte, bajo ocupación alemana. El sur, presidido por un gobierno franco-fascista, colaborador de los alemanes, presidido por el Mariscal Petain, con sede en Vichy.

El tricolor francés es arriado de todas las oficinas públicas y reemplazado durante los próximos 1.524 días por la Cruz Gamada. En el único lugar que flamea tímida la bandera, en todos estos años de ocupación, es en el Museo del Ejército, en Los Inválidos, de París.

Sobre la Torre Eiffel se coloca, desafiante, un gigantesco aviso: "Deutschland siegt auf allen fronten" , Alemania vencedora en todos los frentes.

Los alemanes llegaron para quedarse. Y así lo entendieron importantes publicaciones francesas que continuaron su actividad editorial como si nada. El semanario Je suis Partout y los diarios Le Petit Parisien y el Paris Soir adaptaron su estilo y su posición editoriales a la nueva situación. Más tarde, apoltronados los nazis en la Ciudad Luz , editaron el Pariser Zertung, el diario parisiense en alemán, que circuló 221 ediciones.

A los cuatro años y dos meses de la ocupación, una soberbia bandera tricolor se alzó en el asta de la Prefectura de Policía de París, en el corazón de la Ile de la Cité. Era la señal del regreso de la liberación.

Seis días más tarde, el general Dietrich von Choltitz, comandante de las tropas alemanas en París, se rendiría sin condiciones.