30 junio 2020

"España entre el cielo y la tierra". Un río de leyendas (Soria y Burgos)

El río Duero nace en la vertiente meridional de los Picos de Urbión (Sistema Ibérico, 2.228 m) a unos 2.160 msnm, en el término municipal de Duruelo de la Sierra (Soria), España. Su tramo inicial (en la provincia de Soria) es de 73 km, discurre por terrenos de materiales paleozoicos con una pendiente media de 15 m/km hasta llegar a unos 1.100 msnm en la presa Cuerda del Pozo. En esta zona el río tiene un caudal medio es de 150 m³/s 

El tramo central recorre parte de la provincia de Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca; es de unos 500 km de longitud con una pendiente muy suave (1 m/km). Discurre sobre materiales sedimentarios cenozoicos en los que el río ha creado una abundante serie de terrazas fluviales (han llegado a contabilizarse hasta catorce niveles cuaternarios). En esta zona el río es de régimen pluvial y su caudal medio oscila entre los 212 m³/s y los 490 m³/s. Al llegar a Zamora y Salamanca, en la zona fronteriza con Portugal, el Duero se encaja en los materiales graníticos del Paleozoico, estrechando su cauce y descendiendo bruscamente 400 m de desnivel, hasta poco más de los 200 m de altitud (4 m/km), son los llamados Arribes del Duero. Esta zona está sumamente explotada por embalses hidroeléctricos repartidos equitativamente entre España y Portugal gracias a un acuerdo firmado entre estos dos países en el año 1927. 

Desde la desembocadura del río Águeda, hasta el Océano Atlántico, en Oporto, el Duero tiene una pendiente escasísima (0,6 m/km), lo que permite que sea navegable (hay varias esclusas), tradicionalmente por pequeñas embarcaciones que transportaban materiales vitivinícolas del País do Vinho (barcos rabelos), sustituidos por barcazas de carga, aunque últimamente se está desarrollando el sector turístico con pequeños cruceros que surcan el río desde la frontera (Miranda do Douro) hasta el océano. Desemboca en Oporto (Portugal)