17 junio 2020

Parajes naturales de España en los que reservar es obligatorio para entrar

Seis parajes naturales de España en los que reservar es obligatorio para entrarHay paisajes en el mundo que todos los turistas quieren ver cuando hacen las maletas y se aventuran a un lugar desconocido. Los que viajan a Argentina no quieren perderse las impresionantes Cataratas de Iguazú; los que vuelan a Estados Unidos hacen parada obligada en el asombroso Gran Cañón del Colorado, y los que buscan relajarse en Cuba se informan de cuáles son las playas del Caribe más paradisíacas para tostarse al sol en cada una de ellas. En España también se encuentran unos cuantos parajes naturales imprescindibles, aunque a veces los propios españoles subestimemos los encantos de nuestro país.

Los medios de comunicación, la televisión, los premios, el boca a boca y, más recientemente, las redes sociales, ayudan en gran medida a aumentar la popularidad de estos lugares. El problema de dicha fama son las aglomeraciones que se llegan a formar en determinadas épocas del año, que pueden desembocar en un colapso o alguna desgracia, como ocurrió recientemente en el monte Everest. Para evitar lamentar posibles problemas, muchos municipios españoles han decidido tomar medidas, lo que ha dado lugar a sistemas de reservas para controlar la afluencia de turistas en ciertas zonas y épocas del año. Estos son algunos de esos parajes naturales en los que tendrás que reservar con antelación si quieres visitarlos durante tus viajes:

Playa de Las Catedrales
La Playa de Aguas Santas, más conocida como Playa de las Catedrales por las caprichosas formas de sus acantilados, se encuentra en la costa de Ribadeo (Lugo). Hasta no hace mucho, solo tenían conciencia de este bello lugar los gallegos pero, en los últimos años, su popularidad ha ido en aumento, llegando a convertirse en una visita imprescindible durante un viaje turístico por el norte de Galicia. Así, actualmente, además de conocer cuál es el horario de las mareas, también es necesario pedir una autorización de entrada durante las épocas de gran afluencia turística (Semana Santa y verano) para poder visitar el arenal y pasear entre los arcos de piedra. A pesar de ello, el acceso sigue siendo gratuito.

Si no se quieres llegar a pisar la arena, también se puede observar la costa desde fuera, sin necesidad de pedir la autorización, gracias a las pasarelas de madera que recorren el acantilado y los miradores que se han construido en los puntos más interesantes.


Pico del Teide
El Parque Nacional del Teide es el más visitado de Europa y uno de los más frecuentados por los turistas de todo el mundo. El volcán que alberga y que da nombre al parque (el Teide), es el punto más alto de España, con 3.718 metros de altitud desde el nivel del mar, y está en activo.

Subir al pico del Teide puede hacerse de dos formas. La más rápida, fácil y cómoda es en el teleférico, que asciende de los 2.356 metros hasta los 3.555 metros de altitud en tan solo 7 minutos y desde donde se obtienen unas magníficas vistas de la gran caldera de 7 Cañadas. Cuesta 13,5 euros por trayecto y da acceso directo al sendero Telesforo Bravo, que lleva al pico. Para recorrer su kilómetro de longitud es necesaria una autorización, que se aconseja pedir con antelación, principalmente en la época estival, ya que la entrada está limitada a 200 personas al día.

Otra forma de subir al pico es a pie, a través del sendero de Montaña Blanca. En total se tardan alrededor de cuatro horas y media, pero siempre existe la opción de dividir el trayecto en dos, comenzar por la tarde, dormir en el Refugio de Altavista y ascender al pico de madrugada justo a tiempo para disfrutar del amanecer.

Islas Cies
El encanto natural de las Islas Cíes, ayudado por algunos hechos clave como que el periódico 'The Guardian' declarase en 2007 una de sus playas (Rodas) una de las más bonitas del mundo, han impulsado la popularidad de este archipiélago a niveles tan desorbitados que, desde 2018, aquellos interesados en visitarlas deben pedir un permiso especial a la Xunta de Galicia. Esta obligación no incluye a aquellos que se hospeden en el camping de las islas, en cuyo caso serán los dueños del alojamiento quienes realicen las gestiones. El aforo de reservas está limitado a un máximo 2.000 personas por día, además de las 200 que pueden entrar en grupos organizados.

Una vez recibida la autorización, se podrá proceder a comprar el billete de barco, ya que al archipiélago solo se puede acceder por mar. Los horarios varían según la temporada en la que se viaje y el precio es de 18,50 euros para los adultos y de 7 euros para los niños de 5 a 12 años. Los menores de 5 años viajan gratis. Los puertos de salida se encuentran en Vigo, Cangas y Baiona.